McDonald’s exige a sus proveedores de carne de pollo que comiencen a eliminar paulatinamente el uso de antibióticos antimicrobianos críticamente importantes de alta prioridad.
La corporación McDonald’s informó que está solicitando a sus proveedores de carne de pollo que comiencen a reducir gradualmente el uso de antibióticos definidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como antimicrobianos críticamente importantes de alta prioridad (HPCIA) para la medicina humana.

Esta medida está encaminada a preservar los antibióticos clave para la salud humana mediante la reducción y, si es posible, la eliminación de las terapias con antibióticos en animales destinados a la alimentación.

Anteriormente, en una publicación de aviNews, se informó sobre la postura trascendental del Consejo Internacional de Avicultura (IPC) adoptada frente a minimizar el uso de antibióticos en la industria avícola.

La compañía McDonald’s comunicó que, a partir de 2018, que los pollos de engorde producidos en Brasil, Canadá, Japón, Corea del Sur, así como en Estados Unidos y Europa- excepcionalmente en este continente se aceptará el Colistin, un antibiótico de último recurso-, deberán eliminar los antibióticos que la Organización Mundial de la Salud (OMS) define como antimicrobianos críticamente importantes de alta prioridad (HPCIA) para la salud humana.

A partir de 2018, los pollos de engorde producidos en Brasil, Canadá, Japón, Corea del Sur, y Estados Unidos deberán eliminar los antibióticos definidos como HPCIA.

A finales de 2019, los proveedores de Australia y Rusia dejarán de usar los antibióticos HPCIAs y los proveedores europeos eliminarán la colistina. Entre tanto, los proveedores de todos los demás mercados cumplirán este requerimiento desde enero de 2027. Aunque, McDonald’s prevé tener implementada esta política antes de esta fecha. Esta medida fue recibida con positivismo por el grupo de defensa del consumidor estadounidense Consumers Union, el cual ha presionado a las cadenas de comida rápida para prohibir el uso de antibióticos en animales sanos.

A finales de 2019, los proveedores de Australia y Rusia dejarán de usar los antibióticos HPCIAs y los proveedores europeos eliminarán la colistina. Los proveedores de todos los demás mercados deberían cumplir esta medida desde enero de 2027.

En su actualización de la política antibiótica publicada por McDonald’s se manifestó que “Nuestra meta es que esta política sea implementada antes de esta fecha”. En esta misma declaración se señala que están trabajando en planes sobre antibióticos para otras carnes, vacas lecheras y gallinas ponedoras.

Por otra parte, un comunicado Consumers Union, la división de políticas de Consumer Reports, mencionó que McDonald’s aseguró, el 17 de agosto de 2017, a un grupo de organizaciones de consumidores y medioambientalistas que 74% de sus ventas mundiales, en la cuales se utiliza carne de pollo cumplirán con esta política desde enero del 2018.

La directora de iniciativas de políticas alimentarias del Consumer Union de EE.UU., Jean Halloran, señaló que “El plan de McDonald’s es una visión audaz que ayudará a preservar la eficiencia de estos medicamentos críticos”. Además, agregó “Si se implementa plenamente, podría ser un cambio que transformaría el mercado, dado el enorme poder de compra de esta compañía”.

Además, Consumers Union informó que la compañía indicó al grupo que espera tener una línea de tiempo prontamente para reducir los antibióticos de importancia médica de su suministro de carne bovina.

Fuente: avicultura.info