La policía federal de Brasil dijo esta semana que inició una nueva fase de una investigación conocida como "Carne Fresca" que apunta a un grupo de negocios acusado de actuar fraudulentamente para evadir chequeos de seguridad alimenticia.
El procesador de alimentos brasileño BRF SA es el principal objetivo de esta etapa de la investigación, dijo una fuente bajo condición de anonimato. BRF no realizó comentarios inmediatos sobre el tema.

"El fraude tenía la intención de burlar servicios de inspección para evitar que el Ministerio de Agricultura controle la calidad del proceso industrial de la compañía investigada", dijo la policía en un comunicado, y agregó que emitirán 11 órdenes de arresto temporario y 53 órdenes de búsqueda y captura.

La Policía Federal brasileña (PF) lanzó en marzo de 2017 una vasta operación contra una red delictiva formada por inspectores y grandes frigoríficos para vender carne (podrida) y otros alimentos adulterados, para consumo interno y también para exportación.

La nueva fase, bautizada como operación "Farsa", cumple un total de 91 órdenes judiciales en los estados de Sao Paulo, Paraná, Santa Catarina, Río Grande do Sul y Goiás.

Además de los mandatos de prisión, hay 27 de conducción coercitiva, así como 53 de búsqueda y de aprehensión.

De acuerdo con las investigaciones, cinco laboratorios acreditados al Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento (MAPA), así como áreas de análisis de la BRF Foods, modificaban de manera fraudulenta resultados de exámenes en muestras del proceso industrial.

Se entregaban de esta manera laudos técnicos con datos falsos al Servicio de Inspección Federal, para impedir que el Ministerio de Agricultura fiscalizara la calidad del proceso industrial de la BRF.

El Ministerio de Agricultura indicó en un comunicado que el objetivo principal de la operación es por "fraude en los resultados de análisis de laboratorio relacionados con el grupo de bacterias de salmonella spp".

Según el Ministerio, la presencia de salmonela es común en carne de aves, pues forma parte de la flora intestinal de esos animales, pero la bacteria es destruida cuando se somete a altas temperaturas como fritura y cocción.

Se trata de procedimientos adecuados en la preparación y el consumo que minimizan los riesgos para la salud.

A las unidades investigadas se les prohibió exportar a países que exigen requisitos sanitarios específicos en el control y tipificación de la salmonela spp, de acuerdo con el Ministerio de Agricultura. 

La primera fase de la operación "Carne Débil" se realizó en marzo del año pasado.Se llevó a cabo tras detectar que oficinas regionales del Ministerio de Pesca y del Ministerio de Agricultura en los estados de Paraná, Minas Gerais y Goiás, protegieron a grupos empresariales en perjuicio del consumidor.

Fuente: industriaalimenticia.com