La empresa licorera Ron Barceló, con presencia en alrededor de 76 países, intensificó sus esfuerzos para lograr una operación amigable con el medioambiente.
Los principales programas que la fábrica de Ron Barceló ejecuta para lograr que su producción impacte lo menos posible al medioambiente son la cogeneración de vapor y electricidad a partir de biomasa de bagazo de caña, la generación eléctrica a partir de paneles fotovoltaicos y el fertirriego de los campos de caña con vinazas y residuos orgánicos.

Se destaca que el 85% del agua que interviene en sus procesos es reutilizada para regular la temperatura que se requiere en la fermentación de sus productos. Además, riegan sus siembras de caña de azúcar con vinaza, un subproducto del proceso que se crea a partir de la primera destilación del ron y que es rico en potasio, nitrógeno y fósforo y cuya composición es 80% agua, explica Vinicio Subero, director comercial de la compañía.

“Gracias a la vinaza, el uso de fertilizantes no orgánicos es menor a 10%. En mediano plazo seremos el primer ron dominicano orgánico, porque estamos certificando nuestros campos como orgánicos, con la empresa IMO Caribe, representante del DAkkS [acreditador] de Alemania”, explica.

La compañía, además, cuenta con un programa de reciclaje que contempla el reuso de 30% de las botellas que van al mercado, y reutiliza las paletas (tarimas) de madera que son empleadas para el transporte de productos terminados.

Otra política que han adoptado es que sus proveedores deben tener certificaciones internacionales que avalen que sus servicios y productos se realicen apegados a normas de sustentabilidad. Entre esas certificaciones que exigen a sus proveedores está la ISO 14000, que define estándares internacionales de gestión ambiental: “Nuestros proveedores deben demostrar que siguen políticas de reducción de sus emisiones de dióxido de carbono, ya sea por el uso comprobado de energía fotovoltaica o de biomasa. Demostrar que tienen control en el uso del agua, programas de ayuda a la comunidad y programas de reciclaje”, indica Subero.

En los últimos ocho años han invertido alrededor de 21.5 millones de dólares, junto a su destilería Alcoholes Finos Dominicanos (AFD) para afianzar una cultura de manejo sostenible. En 2016 la compañía registró emisiones por 27,358 toneladas de CO2, mientras que en 2017 emitieron 30,298 toneladas de CO2, debido a que este último año de medición aumentó la producción de la empresa y en consecuencia sus emisiones. De haber mantenido el mismo nivel de producción que en 2016, entonces hubiesen evitado unas 1,360 toneladas de CO2.

En 2014 Ron Barceló obtuvo la certificación ISO 14001, la cual fue actualizada el año pasado y este 2018 fue auditada, alcanzando una calificación de “excelente” por parte de la certificadora QMS Global. La compañía cuenta también con la licencia Bilan Carbone, que desarrolló la Agencia del Medio Ambiente y Control de Energía (ADEME) de Francia, que les declaró estatus de “carbono neutral”, convirtiéndose en la primera compañía de su tipo en el mundo en ostentar ese título.

Para lograr esa calificación, Ron Barceló inició en 2016 los trabajos de consultoría con la empresa Enerion Renewables, con la cual coordinó la medición de la huella de carbono.

De esta forma, Ron Barceló entró al programa de compra de bonos de carbono mediante el apoyo de tres proyectos: el tratamiento de residuos en México, la generación eólica en Honduras y la preservación de recursos forestales en el Amazonas.

Fuente: industriaalimenticia.com