En la campaña nacional por reducir el sobrepeso y la obesidad de la población y las enfermedades asociadas, la multinacional Nestlé afirmó su compromiso por invertir en investigación y desarrollo para producir alimentos más saludables, con menos sal, azúcar y grasas saturadas.

Este es el caso de México, donde Nestlé, proporcionó alrededor de 30 millones de pesos (mdp) en el periodo 2014-2017, para analizar los patrones de alimentación materno-infantil de la población mexicana.

En el contexto del Día Mundial de la Alimentación, Nestlé informó a través de un comunicado que ha emprendido diversos acuerdos de colaboración con instituciones de salud y centros de investigación de México, en aras de generar nuevos productos que contribuyan a una mejor alimentación, tales como el Hospital Infantil de México, el Instituto Nacional de Pediatría (INP), el Hospital GEA González y el Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (CIATEJ), así como las universidades Autónoma Metropolitana (UAM) y la Anáhuac.

Nestlé dio a conocer un convenio con CIATEJ, encaminado a reforzar las acciones que han emprendido ambos agentes para encontrar nuevos ingredientes funcionales a los productos de la empresa.

Como un ejemplo de las acciones conjuntas que ha realizado con CIATEJ, Nestlé mencionó que actualmente trabaja con un robot simulador del sistema digestivo —patentado por el Centro— para probar probióticos.

Nestlé tiene la meta de contribuir a que 50 millones de niños en el mundo vivan de forma más saludable para 2030, año en el que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés) pretende alcanzar el objetivo de lograr Hambre Cero en la población mundial. Fuente: Manufactura

Fuente: industriaalimenticia.com