El consumo de carne de cerdo es indispensable en una dieta balanceada porque, entre otras razones, aporta altas cantidades de hierro, zinc, aminoácidos esenciales y vitamina B12.
No obstante, a la misma vez, la carne es susceptible de desarrollar E.coli, aunado a factores como la distribución, el manejo y las condiciones medioambientales que pueden, en conjunto, representar un mayor riesgo de contaminación.  

A partir de este contexto, la Dra. María de la Luz Zambrano, en colaboración con la Dra. Susana Mendoza Elvira, ambas académicas de la Facultad de Estudios Superiores Cuatitlán (FES-C) de México, desarrollaron un envase nanoactivo con aceite de romero que protege la carne de cerdo de contaminación bacteriana y alarga su vida útil.

Señaló que "sabemos que hoy en día tendremos que consumir productos de origen animal que ocasionen menos daño sobre el ambiente y uno de esos productos es la carne de cerdo".

La investigadora mexicana empacó al vacío el lomo de cerdo con un recubrimiento nanoactivo a base de aceite de romero que baja la proliferación de microorganismos y conserva las propiedades organolépticas de la proteína animal. 

En este caso, se eligió el aceite de romero por sus propiedades antioxidantes que inhiben el crecimiento de agentes tóxicos, limitan la pérdida de grasa y alargan el periodo de almacenamiento del producto.

Además, de acuerdo con la especialista, dota al producto de características sensoriales positivas, tales como aroma y sabor, que resultan atractivas para el consumidor.

Una vez creado el envase, el grupo de trabajo evaluó si el recubrimiento desarrollado prohíbe el crecimiento de mircroorganismos, principalmente E. coli.

Durante las pruebas microbiológicas (NOM-112-SSA1-1994), se observó que después de dos horas del tratamiento del alimento con aceite de romero, hubo una notable reducción del crecimiento de coliformes tales como E. coli y Salmonella, responsables de enfermedades digestivas en el organismo humano.

La Dra. Mendoza comentó que el envase mostró un 97% de efectividad, dado que impidió considerablemente la concentración de microorganismos. 

"Protege la carne, no permite que se lleve a cabo la contaminación y preserva el producto en sus condiciones", finalizó.

Fuente: carnetec.com