Investigadores científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) desarrollaron proteínas que detienen el crecimiento de la bacteria patógena Listeria monocytogenes, informó en nota la institutución mexicana. 
Esta bacteria, que puede transmitirse a través de los alimentos, provoca la listeriosis, enfermedad cuya tasa de mortalidad oscila entre el 20% y 30%.

Las proteínas podrán ser utilizadas para la elaboración de agentes de limpieza auxiliares en la industria alimentaria, comedores industriales y hasta espacios donde se lleva a cabo la ordeña para la preparación de productos lácteos, comunicó Maricarmen Quirasco Baruch, académica de la Facultad de Química (FQ).

Los investigadores obtuvieron péptidos, proteínas de bajo peso molecular, a partir de ingeniería genética. "Estos péptidos se ubican en la membrana del microorganismo que exterminará, hacen poros a través de los cuales salen compuestos intracelulares y la célula muere”, dijo la académica mexicana.

Agregó que "las clonamos y expresamos en Escherichia coli con la producción de péptidos capaces de matar a la bacteria Listeria monocytogenes".

Los péptidos podrían utilizarse en la elaboración de aerosoles, líquidos o toallas húmedas para limpiar las tetillas de las ubres de las vacas, previo a la ordeña, subrayó.

“También se pueden hacer películas de recubrimiento para carne u otros productos que incluyan las bacteriocinas. En un futuro se podrían incluir en la formulación de alimentos como un aditivo, aunque para esto son necesarias pruebas de inocuidad y verificar que no sean tóxicas para los humanos”, comentó la especialista.

Cabe subrayar que los investigadores registraron sus resultados con la patente “Bacteriocinas recombinantes con acción antilisterial” ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI). Quirasco y sus alumnos del posgrado de Ciencias Bioquímicas buscaron, mediante la patente, proteger secuencias de ADN que aún no reportados ni estudiados con anterioridad. 

Quirasco Baruch explicó que ni ella ni sus alumnos pensaron proteger los resultados de sus investigaciones. “Se dio conforme nos dimos cuenta que estábamos ante algo nuevo; ahora pensamos que se podrían patentar otros aspectos de los análisis bioinformáticos y metagenómicos que tenemos y que queremos seguir haciendo con otros productos”, dijo.  

La académica comentó que el registro de esta patente es ejemplo de que la UNAM realiza investigaciones científicas que son relevantes, innovadoras y de gran interés industrial.

"Convoco a los colegas a sumarse a esta aventura. Muchas veces nos quedamos en la publicación de un artículo, en graduar a un alumno y no nos damos cuenta que puede escalarse a una protección intelectual," finalizó. "Nosotros esperamos que alguien se interese en nuestra idea y redunde en beneficio de la Facultad, la Universidad y la sociedad".

Fuente: carnetec.com