Un grupo de investigadores compuesto por integrantes de la empresa navarra Anteral y y de la UPNA (universidad Pública de Navarra) han diseñado un nuevo e innovador tipo de sensores que permite detectar la presencia de diferentes cuerpos extraños dentro de los alimentos, destinado a ser de gran ayuda en el control del sector agro alimentario.

Tecnología de los terahercios

En una cadena de producción por más controles que se tengan, pueden surgir irregularidades del tipo sanitario: presencia de agentes patógenos o del tipo físico: trozos de plástico, metal, vidrio, papel y hasta insectos. Sobre la base de que la detección temprana de dichas irregularidades es fundamental para la producción, los científicos emplearon la tecnología de terahercios para solventar estas dificultades, mediante el proyecto TeraFOOD.

Esta tecnología emplea el espacio de la banda del espectro electromagnético que se sitúa entre las microondas (que emplean los, televisores, microondas o móviles) y las ondas infrarrojas, una región que se consideraba “casi inexplorada” debido a la dificultad de generar y/ de detectar este tipo de ondas. Dado que casi todas las moléculas existentes tienen su propia huella (particular y característica) dentro de dicha banda, los investigadores decidieron emplearla para fabricar un sensor que permitiera “ver” ciertas partículas dentro de otros materiales y sustancias.

Aplicación práctica

La aplicación práctica de dichos sensores se aplica a diferentes tipos de productos dentro del ámbito de la agro alimentación, por ejemplo, en las frutas y verduras o en los paquetes de embutidos que se cortan en lonchas, para prevenir que estos contengan cuerpos extraños como metales, papeles, vidrios o plásticos. Otra característica importante es la posibilidad de detectar la presencia de cepas de agentes del tipo patógeno (microorganismos como bacterias o parásitos) que pueden ser localizadas y cuantificadas en tiempo real.

El sensor es un dispositivo del tipo mixto que contiene un receptor y un transmisor miniaturizados que permite la detección de la radiación que se refleja en el rango de frecuencia de la banda de los terahercios, al hallar tanto objetos extraños como cepas patógenas. Dado que cada composición molecular tiene una firma espectral definida y característica, si se detecta un objeto extraño la radiación resultará proporcional a su morfología y en caso de un microorganismo, según su estructura molecular será posible identificarlo inequívocamente.

Innovadores españoles Este proyecto ha sido llevado a cabo por la empresa Anteral S.L (coordinación) y por el Grupo de investigación Antenas de la UPNA, integrado por Juan Carlos Iriarte Galarregui (investigador principal), Íñigo Ederra Urzainqui, Ramón Gonzalo García Carlos Quemada Mayoral, Cebrián García González y Jorge Teniente Vallinas gracias a una subvención del Ministerio de Economía de 300.000 €. Si bien este tipo de tecnología basada en la banda de terahercios ya está siendo empleada en sistemas de seguridad (para monitorizar de forma no intrusiva la presencia de armas o drogas) según han explicado los creadores del TeraFOOD, esta es la primera vez a nivel mundial que se emplea en este sector.

Fuente: ecoticias.com