El Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) suspendió el pasado domingo 19 la importación de mercancías pecuarias de origen y procedencia brasileña, luego de recibir la alerta sanitaria por adulteración de carne de res.
En un comunicado destacó que Brasil no exporta a México cárnicos de bovino ni de cerdo. Nuestro país, detalló, sólo importaba de Brasil productos avícolas: carne refrigerada, congelada y deshidratada de pollo y pavo, huevo fértil, aves canoras, de ornato y rapaces.

Sin embargo, ante la condición de incertidumbre que de momento presenta ese mercado, el organismo de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) decidió restringir de manera precautoria la introducción de esos productos al país, hasta que la autoridad sanitaria brasileña ofrezca evidencias científicas y garantías suficientes de la sanidad, calidad e inocuidad de sus cárnicos.

Desde el pasado 19 de marzo, cuando se lanzó la alerta internacional, el Senasica solicitó a la autoridad sanitaria de Brasil aclarar la situación respecto de la adulteración de la carne, y un informe oficial completo sobre las medidas que está aplicando para extinguir el riesgo de que las plantas que exportan a México envíen cárnicos adulterados.

También solicitó los resultados del programa de vigilancia de Salmonella sp, Listeria monocitogenes, E. coli O157 y E. coli STEC realizado durante 2016 y estos meses de 2017, a fin de evitar riesgos a los consumidores en México.

Una vez que se cuente con la información requerida, apuntó, los técnicos mexicanos valorarán si existe el riesgo para los consumidores nacionales.

Mientras tanto, se bloquearon 12 Hojas de Requisitos Zoosanitarios para cárnicos avícolas y productos destinados al consumo humano procedentes del país sudamericano, lo cual significa que desde el domingo 19 no se permite la importación de dichas mercancías.

De manera precautoria se suspendieron las plantas exportadoras de productos como huevo fértil, carne cruda y deshidratada de ave, harinas avícolas, proteína hidrolizada bovino, enlatados bovino, alimentos balanceados para cualquier especie, grasas para consumo animal e industrial-bovina, cueros secos y carnazas para la industria alimenticia, para consumo humano y animal, así como piel de cerdo con tratamiento térmico.

Fuente: proceso.com.mx