Estados Unidos suspendió este jueves las importaciones brasileñas de carne bovina fresca debido a "preocupaciones recurrentes" con la seguridad sanitaria de dichos productos, informó el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA).
"La suspensión se mantendrá hasta que el Ministerio de Agricultura de Brasil implemente las medidas correctivas que el USDA considere satisfactorias", dijo el ente regulatorio estadounidense en una nota publicada en su página web.

En marzo, la Operación Carne Débil se desató en Brasil, por lo que el Servicio de Inspección y Seguridad de Alimentos (FSIS, por sus siglas en inglés) del USDA rechazó el 11% de la carne bovina fresca importada de Brasil (o 861.825 kg) por problemas relacionados con condiciones sanitarias, salud animal y riesgo a la salud pública, según el ente.

El pasado viernes, el Ministerio de Agricultura de Brasil ya había suspendido temporalmente las exportaciones de cinco plantas frigoríficas brasileñas (que son tres de Marfrig, una de JBS y una de Minerva) con destino a Estados Unidos. La decisión surgió tras las inconformidades encontradas, por las autoridades estadounidenses, en productos cárnicos debido a la reacción de vacunas contra fiebre aftosa.

La vacuna contra la fiebre aftosa puede provocar, en algunos casos, abscesos internos en la carne, según anunció la Asociación Brasileña de las Industrias Exportadoras de Carne (Abiec).

Estas reacciones no presentan riesgos a la salud pública, informó el Mapa, pero el gobierno decidió suspender las plantas a fin de "ofrecer todas las aclaraciones y correcciones para normalizar la situación", según una nota publicada por el ministerio este miércoles.

JBS informó en nota que se suspendió su autorización de exportación en su planta ubicada en Campo Grande (estado de Mato Grosso do Sul). "La compañía informa que envió las aclaraciones solicitadas vía Abiec y resalta que no se han encontrado problemas relativos a la instalación o a la calidad del producto."

Las plantas de Marfrig en Promissão (estado de São Paulo), São Gabriel (estado de Rio Grande do Sul) y Paranatinga (estado de Mato Grosso) también están con prohibición a la exportación. "La empresa anuncia que está tomando todas las providencias necesarias para atender las exigencias del mercado norteamericano en sus procesos productivos y está cumpliendo de forma técnica e inmediata todas las etapas establecidas por el Ministerio de Agricultura, así estas plantas podrán retomar sus exportaciones a ese mercado."

Por su parte, Minerva, cuya autorización de exportación de la planta en Palmeiras de Goiás (estado de Goias) también fue suspendida, comunicó en nota que la producción de carne bovina para Estados Unidos sigue a ritmo normal, dado que las operaciones de esa planta fueron transladadas a otras unidades. 

"La compañía, que sigue los estándares más estrictos de calidad y de seguridad alimentaria en todos los países donde está presente, informa además que ha intensificado los controles para reanudar lo más rápido posible la operación de esta planta a Estados Unidos ", comunicó Minerva.

Abiec anunció en nota que "la producción de carne bovina brasileña cumple los estándares más altos de vigilancia sanitaria y de calidad" y que las plantas suspendidas "representan una fracción mínima de la producción nacional de proteína animal".

Fuente: carnetec.com